Search
  • paul m hanssen

NAVIDAD ¿Una celebración cristiana, o rito pagano?

NAVIDAD

¿Una celebración cristiana, o rito pagano?


Articulo por el Pastor Paul M. Hanssen

Hay muchísimas teorías, ideas, sugerencias y pensamientos acerca del origen de la Navidad y sus tradiciones. Algunas personas atrevidamente dicen que todo lo que tiene que ver con la Navidad y sus tradiciones es malo, y que un “verdadero” cristiano no debe celebrar.


Otros dicen que ciertas tradiciones de la Navidad son paganas y malas, pero que otros aspectos son aceptables y no solo pueden, sino deben ser celebrados.


Hay además otro grupo que celebra la Navidad ciegamente sin ningún tipo de convicción o creencia. Para ellos la Navidad es simplemente una época de celebración, tiempo de tomar unas vacaciones, de visitar a la familia, de comer, de dar y recibir regalos, etc. Para este grupo todo lo que tiene que ver con Navidad y todas sus prácticas y tradiciones son aceptadas.


Pero, ¿qué debe hacer el creyente durante la temporada navideña? ¿Es una celebración pagana? ¿Tendrán todas estas tradiciones que son practicadas por tanta gente alrededor del mundo sus raíces en el paganismo, la idolatría y la adoración a dioses ajenos? ¿Serán estas cosas abominables para Dios? ¿O es la Navidad una temporada que debe ser celebrada, aceptada, y que se debe disfrutar enteramente por los creyentes? ¿Cuál debería ser el punto de vista de los cristianos acerca de esta celebración anual? ¿Cómo deberían ver los cristianos todas estas fiestas y tradiciones que causan tanta división entre la comunidad de creyentes? Causa tanta división, como la interpretación del bautismo en el nombre de Jesús.


La verdadera fecha del nacimiento de Jesús nadie la sabe. Esa fecha no se encuentra en la Palabra de Dios, ni en los libros de Historia. Sin embargo, es comúnmente aceptado qué Jesús probablemente nació entre los meses de septiembre y octubre, o posiblemente en marzo. Existen opiniones y comentarios con sentido común y lógico que apoyan estas teorías.



Entonces, ¿de dónde salió la fecha del 25 de diciembre como el día de la celebración del nacimiento de Jesús? El origen de la fecha de Navidad vino de los romanos paganos, quienes inventaron las fiestas de Saturnalia (o Saturninas – fiestas al dios Saturno, dios de la agricultura), que era un período de una semana de indulgencia, desenfreno, banquetes públicos y eventos deportivos que traían consigo una relajación de las normas sociales, y sucedía cada año en la semana del 17 al 25 de diciembre. Eventualmente en esta celebración se empezaron a intercambiar regalos, se cuidaba de los pobres, y llegó a conocerse como “el mejor de los días”. Durante este tiempo de festividades, los paganos usaban ramas de árboles de pino para decorar sus hogares y también decoraban árboles vivos en sus patios con las imágenes de sus dioses. Los romanos también festejaban el Dies Natalis Solis Invicti (el festival del Nacimiento del Sol Invicto). Este se celebraba el 25 de diciembre para conmemorar el final de las largas noches frías y oscuras, y el inicio o el nacimiento del sol, que ponía fin al invierno y empezaba a alargar los días y a levantarse más alto en el cielo.


La primera Navidad documentada en la Historia se celebró en el año 335 D.C., durante el tiempo del emperador romano Constantino (él fue el primer emperador cristiano en Roma). Unos años después, el Papa Julio I oficialmente declaró que el nacimiento de Jesús se celebraría el 25 de diciembre (fuente www.whychristmas.com). La palabra Navidad (Christmas en inglés) viene del inglés antiguo ‘Cristes moesse’ y quiere decir “la misa o festival de Cristo”. La primera celebración se llevó a cabo en Roma a mediados del siglo IV. Los cristianos de este periodo querían influenciar a los paganos. Sin embargo, creyeron que no podrían lograrlo si descartaban totalmente todas las festividades paganas. Por lo tanto, decidieron adaptar las festividades reemplazando el significado pagano con un significado cristiano. En vez de celebrar el nacimiento del dios sol, empezaron a celebrar el nacimiento del Hijo de Dios. Por lo tanto, Navidad se convirtió en un evento anual celebrado por los cristianos. Así que yo hago esta pregunta: ¿Es la Navidad una costumbre cristiana o pagana?


Tomando en cuenta esta pregunta, consideremos también el árbol de Navidad y las decoraciones. Ya que la Navidad en sí deriva de un origen pagano, ¿qué tal las cosas que se utilizan para celebrar Navidad?


Hay también muchas teorías acerca del origen del árbol de Navidad. Muchas culturas, especialmente la Escandinava europea, tienen su propio origen histórico acerca del uso del árbol de Navidad. Los primeros usos de los árboles de pino o coníferas utilizados como ornamentos datan de la Alemania del siglo XVI, cuando se hacían obras teatrales de misterio para conmemorar la creación de Adán y Eva. En el drama se usaba un árbol el cual era decorado con manzanas para simbolizar el árbol de la vida o el árbol del Paraíso.


Los diferentes tipos de pinos que se usan en las casas como decoración de Navidad tienen su origen en Alemania alrededor de los siglos XV y XVI. Se cree que Martín Lutero fue el primero en poner luces o velas en el árbol de Navidad (o árbol de la vida). Lo hizo una noche de invierno al ir camino a casa donde puso atención a las estrellas brillando en el cielo claro a través de las ramas de los pinos. De ahí tomó la idea de poner luces en el árbol. Mucha gente pobre de esa época que no podía pagar el costo de un árbol a menudo cortaba ramas de pinos o árboles similares y las unían para hacer guirnaldas o tiras entretejidas en forma de corona, y con estas adornaban sus casas. Como ya se ha mencionado, antes las ramas de pino y árboles de coníferas similares, también se usaban en varias ceremonias paganas y tiene muchas de sus raíces en orígenes folklóricos. A veces se usaban las ramas de pino entretejidas y se colocaban en puertas o ventanas con la creencia de que los protegería de malos espíritus.


Hay mucho, muchísimo más que pudiéramos hablar acerca de este tema. Pero lo que he escrito hasta aquí nos da una explicación general básica. Ahora, ¿qué hacemos con toda esta información? ¿Debemos o no debemos celebrar Navidad? Y si no podemos tener árbol de Navidad debido a ciertas raíces históricas, ¿deberíamos celebrar la Navidad en sí, que también tiene raíces paganas? Algunos quieren celebrar la temporada navideña sin darse cuenta de que tiene raíces paganas más profundas que la simple representación del árbol de la vida. ¿Cuál es la diferencia? Cualquiera que celebra la Navidad y al mismo tiempo califica al árbol de Navidad como idolatría pagana, es un hipócrita; porque las dos cosas tienen sus raíces en el paganismo. La misma gente que critica a los que ponen árbol de Navidad y los tacha de idólatras, adornan sus casas, sus puertas, sus mantos y hasta sus iglesias con ramas decorativas de pino y con guirnaldas o coronas, como lo hacían los pobres que en la antigüedad no podían tener un árbol completo, y como lo hacían los paganos para protegerse de malos espíritus ¡No hay diferencia alguna entre el significado de las ramas, o del árbol entero!


Nosotros como pueblo de Dios hemos escogido aceptar y unirnos a celebrar el nacimiento del Hijo de Dios en fechas que originalmente habían sido usadas por culturas paganas. Hemos escogido usar este tiempo para recordar el nacimiento de nuestro Salvador, el Hijo de Dios, aún y cuando lo más probable es que no haya nacido el 25 de diciembre. Hacemos de esta época un tiempo de celebración, gozo y gratitud a Dios Padre por enviarnos su más precioso regalo para el ser humano, a su Hijo unigénito. Lo hacemos dándonos regalos unos a otros; y con cada regalo recordamos el regalo más grande de todos. Hemos escogido celebrar el nacimiento de Cristo poniendo memoriales a nuestro alrededor tales como luces, ornamentos brillantes, figuras de ángeles, estrellas y guirnaldas de pino. Hacemos esto y más para ayudarnos a recordar y a tener un sentimiento de festejo por el evento que cambió la historia de la humanidad para siempre. Aunque muchos no incluyen el árbol de Navidad por sus raíces paganas, en realidad todo lo que tiene que ver con Navidad está inundado de prácticas paganas, incluyendo los ornamentos y los adornos que le acompañan.


Algunos también utilizan las palabras del profeta Jeremías para probar que el árbol de Navidad es idolatría (lea Jeremías 10:4-8). Un cuidadoso análisis de estos versículos nos permite ver claramente que Dios le está hablando a su pueblo acerca de cortar árboles para hacer imágenes labradas, o ídolos, que no pueden hablar o andar, pero que los tienen que cargar para moverlos. Estos versos no están hablando del árbol en sí, sino de lo que la gente del pueblo de Dios hacía con los árboles cuando los esculpían y formaban imágenes para adorarlas. Así que, una vez más pregunto: ¿qué hacemos con todo esto?


El apóstol Pablo dijo: “Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen: todas las cosas me son lícitas, mas yo no me meteré debajo de potestad de nada.” (1 Corintios 6:12)

Dentro de los límites morales, todo es lícito; esto quiere decir permitido. Pero aún dentro de lo que es permitido, no todo nos es conveniente, lo cual quiere decir ser útil. La razón por las que ciertas cosas son permitidas y no siempre nos convienen es por el poder que estas cosas pueden ejercer, y por su potencial para controlar o someter bajo autoridad a la persona. Pablo dijo que él no se pondría debajo de potestad de nada, aún de lo que era lícito o permitido. Es lícito beber vino, pero para algunos ciertamente no es conveniente ya que esto fácilmente puede llevar a la persona a estar esclavizada bajo el poder del alcohol. Es permitido casarse, pero igualmente es permitido permanecer soltero. Para algunos es mejor casarse, mientras que para otros es mejor permanecer solteros, dependiendo de cuál sea ultimadamente el beneficio. Comer es ciertamente lícito, pero para muchos no es conveniente porque son dados a la indulgencia excesiva. La comida puede tener autoridad sobre aquellos que permiten que ésta ejerza su poder para esclavizar. Entonces, ¿es malo comer? ¡Ni lo permita Dios! Así podemos continuar y encontrar muchos ejemplos de cosas que son lícitas pero que no siempre son convenientes. Muchas cosas son permitidas, pero no todo es útil, dependiendo de la autoridad y control que estas cosas ejerzan en nuestras vidas. La Navidad y todas las tradiciones que la acompañan, no es ni moral ni amoral. De hecho, es lícito el celebrar Navidad, tal como lo es tener un árbol de Navidad. Sin embargo, estas cosas no siempre son convenientes.


Algunos se obsesionan tanto con la temporada y la celebración que llegan a caer en una forma de esclavitud u opresión que ejerce poder sobre ellos. La pregunta es: ¿qué lugar le damos nosotros a estas cosas en nuestra vida? ¿Qué lugar le damos a la Navidad y a toda la parafernalia que acompaña la temporada? ¿La celebración nos pone bajo esclavitud? Si es así, entonces no nos conviene. ¿O la temporada hace que nuestros corazones se llenen de gratitud, de adoración, y de reverencia a Dios quien nos dio el don de la vida? Si es así, ¡entonces es útil!


Para una persona algo puede ser limpio, mientras que para otro la misma cosa es algo sucio. Todo depende del corazón. Tito escribió: Todas las cosas son limpias á los limpios; mas á los contaminados é infieles nada es limpio: antes su alma y conciencia están contaminadas.” (Tito 1:15). La moraleja de la historia para nosotros como creyentes es: mantener nuestros corazones limpios y puros delante de Dios. Para un individuo tanto la Navidad como el árbol pueden ser algo sucio o inútil, mientras que para otro puede ser una celebración de gran valor. Démosle a esta temporada el lugar correcto en nuestras vidas. Hagamos a Cristo el centro de la Navidad. Disfrute la temporada y amemos y adoremos al regalo más grande que jamás se ha dado: el regalo del Hijo de Dios. ¡VENID Y ADOREMOS!


Les deseamos lo mejor y las más grandes bendiciones durante esta maravillosa temporada de celebración.


¡Les amamos!

Pastores Paul y Gwen Hanssen

17 views0 comments
  • Facebook Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Twitter Social Icon

© 2019 by Paul M Hanssen. Created with Wix.com